La inexistente cultura del seguro en México.

Recientemente la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) publicó los resultados de un sondeo que muestran la poca cultura que los mexicanos tenemos con respecto a los seguros de autos. En México siete de cada 10 autos no tienen un seguro, lo cual trasladado al volumen de carros que hay en el país 10.6 millones no cuentan con ninguna protección contra robos y accidentes. 


Existen varias causas por las cuales los mexicanos no queremos o simplemente no sabemos como hacerle para contratar un seguro automotriz. Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) la principal causa por la que los mexicanos no aseguran es por que lo consideran muy caro, con 42%, mientras que 20% de los encuestados argumentan que no saben donde contratar un seguro. 

Los costos de los seguros, al igual que los costos de muchos otros servicios, efectivamente son considerablemente más elevados que los costos que otros países, por ejemplo EEUA, ofrece por los mismos servicios. Aún así, el costo de una prima de seguro no se compara con el costo de arreglar cualquier clase de percance automotriz, sin hablar de accidentes fuertes, robos totales o parciales o en su defecto, pérdida total del automóvil. 


A pesar de todo ello, en el país contamos con un gran número de aseguradoras, nacionales e internacionales que ofrecen un gran número de coberturas y un amplio espectro en cuanto a costos por la protección. Hay seguros y presupuestos para casi todos los bolsillos y por ello es que resulta difícil creer que alguien pueda argumentar que un seguro es mu caro. Buscando y comparando, lo más seguro es que podamos encontrar algo que se adecue a lo que necesitamos. Incluso en cuanto a formas de pago, es raro la aseguradora que no ofrece esquemas de financiamiento o meses sin intereses. 

Estas son algunas de las aseguradoras a las cuales nos podemos acercar:
Esto es sin contar las aseguradoras de los bancos, que en su mayoría todos ofrecen algún tipo de cobertura. Así que como podemos ver, existe un amplio abanico de opciones, todos ellos con costos diferentes y con el mismo interés: proteger nuestros vehículos, que indirectamente forman parte de nuestro patrimonio.

Otro punto importante a considerar es la promotora o el agente con el que trabajamos. Existe un gran número de promotores de seguros y es importante asegurarnos que con quien trabajamos nos ofrece los mejores planes para nosotros y que busca nuestro bien, más allá de su beneficio. En nuestros años de experiencia, hemos conocido a muchos, pero ninguno como NOVATTI. ¡Los invitamos a acercase con ellos para conocer más al respecto!