Diputados aprueban reforma financiera, ¿qué sigue?

La iniciativa de reforma financiera que fue presentada el pasado 8 de mayo de 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto en el marco del Pacto por México ha sido aprobada por la Cámara de Diputados casi 4 meses después. Con 365 votos a favor, 65 en contra y 8 abstenciones, la reforma fue avalada aunque no sin realizar cambio alguno. 

Los legisladores realizaron casi 500 modificaciones a varios artículos de la iniciativa presentada originalmente. Este debate, que en principio parecía ser que tomaría menos tiempo, plantea un nuevo esquema bancario y en general del sistema financiero del país. Claro que queda aún pendiente que la iniciativa pase por la Cámara de Senadores; aunque las malas lenguas dicen que eso será un mero trámite y que en poco tiempo tendrá ya luz verde por parte de los distintos niveles de gobierno.

A todo esto, ¿Qué significa esta aprobación para los mexicanos? ¿Qué beneficios tendremos con esta reforma?

Si bien la manera en que los créditos funcionan en México no cambiara de manera drástica para ser como en Estados Unidos, lo cierto es que si existirán cambios que tratarán de hacer más sencillo el acceso a créditos. 

Para entender mejor esta comparación con el sistema de créditos de Estados Unidos, ponemos a su disposición el siguiente ejemplo: Supongamos que tengo una idea de negocio, voy a producir a base de agua una bebida adicionada con vitaminas y minerales que hidratará como el agua y dará a los consumidores beneficios adicionales. Con esta idea voy a un banco y los créditos allá funcionan de tal manera que si la idea tiene pies y cabeza y existe un plan que fundamente lo que planteo, lo más seguro es que si consiga un crédito. Por el contrario, en México, para que un negocio tenga acceso a un crédito, primero que nada tiene que estar establecido, tiene que generar utilidades, tiene que ser ya un negocio en marcha que de cierta manera mitigue el riesgo para el banco. 

Lo anterior no va a cambiar, los requisitos para que un banco otorgue créditos seguirán siendo los mismos, así que si hace un año no eramos sujetos de crédito, esta reforma no va a hacer que mágicamente nos comiencen a llover créditos.

La reforma financiera, como la explico el presidente, está basada en 4 ejes:

1. Banca de desarrollo. La propuesta busca que la Banca de Desarrollo impulse el sistema financiero en beneficio de los mexicanos. Se dará más libertad a la banca para operar, maximizando préstamos y fomentando el crédito privado. 

2. Mayor competencia. La CONDUSEF se fortalecerá para que sus determinaciones sean obligatorias para todas las instituciones crediticias. Entre otras cosas, será más sencillo para las personas cambiar de banco, quienes sean buenos usuarios de crédito tendrán más alternativas de financiamiento.

3. Mayores préstamos. Pretende simplificar los regímenes para el otorgamiento de créditos. 

4. Crecimiento sostenido. Evaluaciones periódicas a los bancos para comprobar que efectivamente estén prestando más y evaluar maneras en las que puedan prestas más.

Como ven, efectivamente se pretende una mayor apertura al crédito, aunque eso en ningún momento quiere decir que los bancos van a comenzar a prestar a diestra y siniestra, las condiciones para conseguir créditos seguirán siendo similares. Sin embargo, esta reforma es algo positivo y que en momentos en que la economía se encuentra prácticamente estancada, parece ser una pequeña luz en este año que, económicamente, ha sido terrible para el país.

Para conocer más al respecto de la reforma financiera, los invitamos a visitar los siguientes enlaces:

Secretaría de Hacienda y Crédito Público - http://www.hacienda.gob.mx/