Los autos eléctricos ¿opción real para México?

Los autos eléctricos son la respuesta a la necesidad de reducir la emisión de gases de efecto invernadero y sobre todo, combatir la creciente escasez de combustibles fósiles. Esta tecnología tiene ya varios años siendo desarrollada por distintas firmas automotrices y de hecho ya varios de sus carros se encuentran rodando ya sea en Estados Unidos o en Europa. 

Un claro ejemplo de esto es Tesla Motors, la compañía americana que se dedica al diseño y fabricación únicamente de autos eléctricos. Fundada en 2003, sus vehículos de lujo son 100% eléctricos y son sin duda pioneros en ese campo. Claro que a la par de sus carros, cuentan con apoyos para distribuir estratégicamente sus centros de carga que hacen que los vehículos puedan funcionar. 

A diferencia de Estados Unidos, en México estos autos todavía no han podido ser introducidos al mercado debido a varios factores, los más importantes son; número uno el precio. Comparando un carro eléctrico con un carro tradicional, su precio es considerablemente más elevado y aunque quizás a la larga el ahorro en combustible será suficiente como para compensar ese diferencial de precio, la realidad es que poca gente está dispuesta a pagar cien pesos hoy en lugar de pagar sesento y los cuarenta restantes en un lapso de 4 años. Un segundo factor es la falta de infraestructura para poder cargar los autos. Regresando al ejemplo de Tesla, es común ver centros de carga en estacionamientos de restaurantes, centros comerciales y demás lugares de esparcimiento donde la gente puede momentaneamente cargar su auto, aparte de las estaciones que instalan en sus casas. En México no se ha podido llegar a ese tipo de acuerdos y al no haber centros de carga en lugares públicos, su implementación ha sido difícil.

A pesar de ello, dos marcas automotrices acaban de anunciar que traeran al país sus vehículos 100% eléctricos, se trata del Leaf y del i3, de Nissan y BMW respectivamente. Ambos con precios superiores a los 540 mil pesos.

El Nissan Leaf, tal y como lo describe la marca, es un vehículo con un diseño icónico con un motor totalmente eléctrico. Parte de su innovación es el sistema regenerativo de frenos, el cual permite capturar más del 90% de la energía que se pierde por el calor al frenar y reciclarla para recargar su batería. Además, posée un sistema que le permite renovar energía al liberar el acelerador.

El BMW i3 es un vehículo que no tiene túnel central, cuenta con un habitáculo de carbono y está caracterizado por el empleo de materiales sustentables de alta calidad. Aunque se trata de un auto cuyo principal objetivo es el medio ambiente, su motor eléctrico de 170 caballos de fuerza y su carrocería de menos de 1,200 kilos lo ayudan a acelerar de 0 a 100 km/h en unos nada despreciables 7.2 segundos.
Ambas firmas se encuentran negociando con el gobierno mexicano la posibilidad de tener incentivos fiscales que promuevan la venta de autos eléctricos en México, una de sus propuestas es la eliminación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para estos vehículos. 

Después de lo visto en la reforma fiscal recientemente aprobada en donde varios incentivos fiscales desaparecieron y por el contrario, tanto el arrendamiento puro como la compra directa de autos sufrieron importantes golpes en cuanto a la cantidad a deducir se refiere, resulta difícil pensar que exista algún incentivo, por lo menos en este momento, sin embargo la iniciativa parece ser la adecuada y es algo por lo que las marcas están peleando de manera conjunta.

Cada uno de los presidentes de las marcas en el país comentarons sus puntos de vista acerca del tema; Airton Cousseau, presidente de Nissan Mexicana, comentó que es su labor junto con el gobierno se despliegue infraestructura suficiente para que los autos puedan abastecerse de energía. 

Por su parte, Eugenio Grandío, de BMW, dijo que no están pidiendo un subsidio, sino incentivos fiscales que hagan de estos autos una opción accesible para las personas. Adicional a esto hizo hincapie en el deber que tienen como empresa de brindar a los clientes la seguridad de que contarán con la infraestructura necesaria para usar los autos. 

En la Ciudad de México ya se cuenta con 28 cargadores, además de los que tienen empresas como GE para su uso interno.En Aguascalientes hay 3 cargadroes, al igual que en Morelos, mientras que en Monterrey se tienen 12 instalados.