¿Qué tipo de financiamiento es el que más me conviene?


Antes de tomar una decisión acerca del tipo de financiamiento por el cual debes de optar, es importante hacer un análisis acerca de cuál es la mejor opción para tu negocio o proyecto particular. De esta manera, te asegurarás no sólo de recibir el dinero y/o bien que requieres, sino que también podrás hacerlo obteniendo los beneficios que ese particular financiamiento te puede ofrecer.

En Asset, buscamos entablar relaciones de largo plazo con todos nuestros clientes. El primer paso para hacer eso, es la honestidad y claridad acerca del producto que ofrecemos, los beneficios que tiene y sobre todo; si estos serán o no útiles para ti como cliente y con base en ello puedas tomar la decisión de recurrir o no al arrendamiento puro.Creemos firmemente que el arrendamiento puro es la mejor opción para adquirir bienes que se deprecian, tales como automóviles, motocicletas, vehículos de carga, mobiliario de oficina, montacargas, equipo de cómputo y maquinaria; por nombrar algunos. Sin embargo, para poder realmente sacar provecho de las bondades del arrendamiento, es necesario cumplir con cierto perfil que haga que los beneficios se equiparen con el costo del arrendamiento.

El primer y más importante paso para determinar si el arrendamiento puro es o no para ti, depende del régimen fiscal en el cual estás tributando. A continuación presentamos algunos de los más comunes.

PERSONAS FÍSICAS

Asalariados. Las personas físicas que reciben perciben salarios y demás prestaciones derivadas de un trabajo personal subordinado a disposición de un empleador.
 Honorarios. Las personas físicas que obtengan ingresos por prestar servicios profesionales de manera independiente (no como asalariados) a empresas, dependencias de gobierno o a personas físicas en general.
 Arrendamiento de Inmuebles. Las personas físicas que obtengan ingresos por otorgar en renta o alquiler bienes inmuebles.
 Actividades Empresariales. Las personas físicas quienes realicen actividades comerciales, industriales, de auto transporte, agrícolas, ganaderas, de pesca o silvícolas.
 Incorporación Fiscal. Las personas físicas que realicen actividades empresariales, que vendan bienes o presten servicios por los que no se requiera para su realización título profesional. Siempre que el total de los ingresos obtenidos en el ejercicio inmediato anterior por los conceptos mencionados, en su conjunto no hubiera excedido la cantidad de dos millones de pesos.

Las Personas Físicas que se encuentren tributando en los siguientes regímenes no podrán efectuar la deducción por el uso o goce temporal de bienes (arrendamiento puro): Asalariados, Régimen de Incorporación Fiscal y Arrendamiento de Inmuebles.  Por otra parte, quienes tributen como Actividades Empresariales y/o Honorarios, si podrán realizar la deducción del arrendamiento puro. PERSONAS MORALES

Personas Morales del Régimen General. Sociedad mercantil, sociedad; asociación civil; sociedad cooperativa de producción; instituciones de crédito, de seguros y fianzas, almacenes generales de depósito, arrendadoras financieras, uniones de crédito y sociedades de inversión de capitales; organismos descentralizados que comercialicen bienes o servicios, y fideicomisos con actividades empresariales, entre otras, que realicen actividades lucrativas.
 Personas Morales con Fines no Lucrativos. Aquellas personas morales cuya  finalidad no es obtener una ganancia económica o lucro, por ejemplo: sociedades de inversión, administradoras de fondos para el retiro, sindicatos, cámaras de comercio e industria, colegios de profesionales, instituciones de asistencia o beneficencia, asociaciones civiles sin fines de lucro.



Las personas morales con fines no lucrativos, así como las sociedades de inversión especializadas de fondos para el retiro, no son contribuyentes del Impuesto Sobre la Renta, por lo tanto no podrán realizar la deducción del uso o goce temporal de bienes; arrendamiento puro.

A partir del régimen fiscal en el que tributamos, son otras las características y situaciones las que determinaran si podemos realmente obtener los máximos beneficios del arrendamiento puro. Sin embargo, si de entrada es un método de financiamiento que por nuestra naturaleza no nos permite deducción, es importante descartarlo y enfocarnos en alguna de las demás opciones que existen en el mercado y que serán de utilidad para cada caso en particular.