Los aumentos de tasa y el costo del dinero

El día de hoy, el Banco de México subió su tasa de interés a niveles que no se veían desde Mayo del 2009.

Esto viene después de que la Reserva Federal de Estados Unidos decidió subir la tasa de interés de referencia en 25 puntos base. Esta subida no fue para nada sorpresiva ya que la Fed tenía más de un año con amenazas de dicho movimiento.

Hemos de recordar que la tasa de interés objetivo inició el año en 3.25% y con el anuncio del día de hoy, ya son 5 los incrementos que ha subido, cada uno de 50 puntos porcentuales para situarnos el día de hoy con una tasa de 5.75%.

La primera alza en la tasa se dio en Febrero del presente año, posteriormente en Junio, Septiembre y finalmente en Diciembre. Resulta un escenario sumamente contrastante con el que se vivió entre 2014 y 2015, donde la tasa se mantuvo en rangos de 3.00% y 3.25% para este año tocar un máximo que no se veía desde hace 7 años.

El contraste sin duda es correcto, existe un adverso entorno externo, mismo que hace que el Banco tome esta medida para reforzar las políticas orientadas a fortalecer los fundamentos macroeconómicos del país. Cabe recordar que la tasa TIIE (tasa de interés interbancaria de equilibrio) es una tasa representativa que el Banco de México ha establecido para las operaciones de crédito entre los bancos. La tasa TIIE es uno de los instrumentos que utiliza Banxico como parte su política monetaria, con la cual busca influir sobre la tasa de interés y las expectativas inflacionarias, a fin de que la evolución de los precios sea congruente con el objetivo de mantener un entorno de inflación baja y estable. Con esto, Banxico trata de establecer las condiciones adecuadas para un crecimiento económico sostenido.




¿Cómo afecta esta alza tus créditos?

En nuestro país, existen muchos créditos otorgados a tasa de interés variable; por lo tanto si cuentas con algún financiamiento de este tipo, la constante alza de las tasas en el año, más una posible alza extra que se espera para el siguiente año son sin duda un factor de preocupación.

El arrendamiento puro, al igual que cualquier otro crédito, se establece con base en la tasa TIIE. Será muy importante que consideres 2 factores. Primero, si ya cuentas con un arrendamiento, verifica en tu contrato las condiciones de la tasa y verifica que sea una tasa fija o semi fija, de esta manera un incremento como el de este año de 200 puntos porcentuales no tendrá un efecto tan drástico en el cambio de tus pagos. Si te encuentras antes un contrato con renta 100% variable, valdrá la pena que evalúes llegar a algún acuerdo con el arrendador para establecer un escenario positivo para ambas partes ante una situación tan incierta como la actual.

Segundo, si estás pensando contratar un arrendamiento, considera que tipo de tasa es la que te ofrecen, las condiciones acerca de penalidades por cancelación o terminación anticipada del contrato, así como tu capacidad de pago con base al resto de créditos que tengas contratados y que puedan verse afectados por el alza en tasas.

En Asset Arrendadora, todos nuestros arrendamientos son hechos con base en una tasa semi fija. Pongamos un ejemplo, para un contrato de arrendamiento a 36 meses con una renta de $6,000.00 más IVA, al inicio del contrato, aproximadamente 60% de esa cantidad es fija, por lo tanto si la tasa sube o baja, no habrá un impacto en $3,600.00 de esa renta. El resto, es sujeta a variación con base en la tasa TIIE del mes en que se contrata el arrendamiento y el último día del mes previo a la fecha de cobro.

Los ajustes a las tasas no se hacen mes tras mes, por lo tanto, las variaciones existirán únicamente en los meses en donde se haga un ajuste a las tasas, sea hacia abajo o hacia arriba. Conforme avanza el contrato, el porcentaje sujeto a variación va disminuyendo y la parte fija va aumentando, de manera que al final del contrato la parte fija es más de 93%, protegiendo de esta manera a los usuarios para que conforme pasa el tiempo, su variación sea cada vez menor.