Cambios en registro contable del arrendamiento

A partir de enero 2019 entra en vigor la nueva Norma Internacional de Información Financiera para Arrendamientos (IFRS 16 Leases). Esto traerá cambios importantes en la forma de contabilizar dichos contratos como se venía haciendo desde que comenzó a aplicarse en el país la NIF D-5 Arrendamientos, vigente de 1991 a la fecha. 

El IASB (International Accounting Standards Board), organismo encargado del desarrollo de las Normas Internacionales de Información Financiera, busca constantemente la creación de estándares contables que traigan consigo transparencia, eficiencia y compatibilidad entre los reportes financieros emitidos. Como parte de esta búsqueda, el organismo ha determinado que la forma en la que se contabilizaban los arrendamientos anteriormente traía problemas de comparabilidad y sobre todo de transparencia, hecho que detonó la búsqueda e implementación de una norma que ayude a quienes interpretan estados financieros a saber con mayor certeza la situación referente a los contratos de arrendamiento que las empresas tienen.

Quizás uno de los detonantes que mejor ejemplificó las debilidades de la NIC 17 en cuanto a comparabilidad es el referente a la industria de la aviación. Resulta muy difícil comparar la situación financiera de una empresa que pide prestado dinero para comprar sus aviones que el de aquella que los arrienda y por lo tanto no aparecen los aviones en su balance, ni como activos ni el pasivo que sí aparece en el caso de la que solicitó el préstamo.

Los arrendatarios serán quienes tendrán un mayor impacto por los cambios de esta norma, a continuación se mencionan los más importantes:


Balance general

  • ·         Aumentarán los activos, deberán registrarse los derechos de uso que se tienen sobre el activo subyacente, es decir el bien arrendado.

  • ·         Aumentará la deuda, deberán reconocerse las obligaciones de pago de los arrendamientos.


Estado de resultados

  • ·         Aumentará el gasto por amortización de los derechos de uso del activo.

  • ·         Aumentará el gasto por interés.



Cabe mencionar que de momento estos cambios son de índole contable, la legislación fiscal del país no prevé de momento un cambio en la deducción de los gastos por uso o goce temporal de bienes (arrendamiento), al igual que no cambia tampoco la depreciación fiscal aplicable para cada tipo de activo.